MEDIACIÓN
/Familia Domínguez Vargas/
Pahuatlán, Puebla

Tipo. COLECTIVO DE ARTESANAS
Contacto.
Población con la que trabaja.
Actividad o Género.
Textil

Hortencia Domínguez Vargas trabaja con las mujeres de su familia que se dedican al bordado y a la confección de prendas. Elaboran desde mantelería hasta prendas de vestir y todo su trabajo es hecho a mano.
Hortencia es una joven maestra de náhuatl que vive en la Ciudad de México y está orgullosa de transmitir su lengua materna y aprender más de ella a través de la docencia. Borda desde que era niña y cuenta que ella, como muchas otras mujeres de su comunidad, aprendió a contar bordando, pues según ella pepena (el nombre de la técnica con la que trabaja) viene del náhuatl tomar o contar. El bordado representa el fuerte vínculo que existe entre las mujeres de su comunidad y que se transmite de generación en generación. Es un arte que se debe dominar y es una forma de aprender. 
En su comunidad Atla, en el municipio de Pahuatlán, Puebla las niñas aprenden a bordar y a contar al mismo tiempo realizando algunas puntadas como las grecas que en náhuatl llaman cocoli o curvas, flores y las estrellas. Su madre y su abuela fueron sus primeras maestras. Ella describe que sus bordados son producto de un trabajo y proceso familiar que se desarrolla tanto en la CDMX como en su región natal. 
Sus bordados transmiten mensajes a través de las iconografías locales, en las que se plasma la diversidad de animales, paisajes y semillas y la relación que existe entre los seres humanos y la naturaleza. Su labor pretende conservar un legado cultural que, como ella describe, nos enriquece a todos como sociedad.
Hortencia llegó a la CDMX porque quería seguir estudiando. Tiempo después ingresó a la carrera de formación de profesores de lengua náhuatl en la UNAM y actualmente es estudiante de la carrera de Lingüística en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Trabaja en la creación de una metodología para la enseñanza de la lengua náhuatl, difunde y abre espacios para la venta digna de las piezas confeccionadas por su núcleo familiar, como algunas ferias de artesanías de la ciudad y la feria del libro en náhuatl en Xoxocotla, Morelos. Aunque no tienen un lugar fijo de venta, Hortensia también encuentra espacios de comercialización entre amistades. A ella le gustaría tener vínculos con más artesanos y artesanas para tener una representación más fuerte y crear visibilidad en más espacios para que su trabajo sea valorado.